PROYECTO CLASE INVERSA UPV

    

El compromiso institucional de nuestra universidad con la mejora continua de la calidad de la enseñanza, hace imprescindible seguir avanzando en la implantación de innovaciones metodológicas en los procesos formativos, enfatizando el desarrollo de métodos de aprendizaje para la adquisición de competencias por parte del estudiante y procedimientos e instrumentos para su evaluación.

En este marco, la UPV, desde el curso académico 2014-2015, viene impulsando la implantación de la metodología de Clase Inversa en diferentes asignaturas de las titulaciones ofertadas en nuestra universidad. El objetivo principal es conseguir un mejor aprendizaje por parte de los alumnos, pero a su vez se dan otros objetivos específicos, justificados por el entorno social y cultural en el que nos encontramos actualmente. Dichos objetivos específicos buscan conseguir involucrar al alumno en su propio proceso formativo, hacerlo responsable de su aprendizaje, y a la vez, conseguir despertar en él la motivación por aprender, por formarse en competencias, no sólo propias de la materia, sino también en otras competencias transversales que le ayudarán a ser mejor profesional cuando acceda al mundo laboral.

El proyecto Clase Inversa se basa en impartir las clases bajo un modelo que integra las metodologías de “Flipped Classroom” y ‘Blended Learning’, junto a avanzadas tecnologías de producción de contenidos docentes. Los profesores, en su mayor parte, utilizan vídeos de alta calidad (ya existentes o producidos para la ocasión con tecnología propia de la UPV), vídeos que el alumno visualiza y estudia en su casa junto con otros materiales que el profesor estime oportuno. El alumno dedica el tiempo de clase a profundizar en esos contenidos, debatir sobre los mismos y aplicar en clase, junto con sus compañeros y el profesor, dichos contenidos. De esta forma, el profesor puede hacer un seguimiento más detallado del alumno; las clases son mucho más prácticas; hay una interacción total con el alumno, lo que redunda al final en su rendimiento y facilita a cada alumno aprender a su ritmo. En la clase inversa, los deberes se llevan al aula y no al revés.